Charla con Åsa Avdic

Roca Editorial -

La isla de Åsa Avdic acaba de llegar a las librerías españolas, después de triunfar en Suecia, el país de la autora. De momento, se ha publicado también en Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, y otras editoriales de todo el mundo han anunciado su lanzamiento para este otoño. Hoy os queremos compartir las distintas portadas de una misma novela, un thriller tan trepidante como peligroso. 

Isola_Suecia

La Isla_Alemania y US

La isla_Esp y UK

Por orden, son las portadas del thriller de Åsa Avdic publicadas en Suecia (en rústica y en bolsillo), en Alemania, Estados Unidos, España y el Reino Unido. Además, La isla está pendiente de llegar en breve también a las librerías de Francia, la República Checa, Polonia, Rumania, Rusia, Eslovenia y Turquía. 

Sobre el éxito de su primera novela habla Åsa Avdic en este cuestionario que ha contestado para los compañeros en Estados Unidos de Penguin Random House y que os traducimos a continuación para conocer mejor a la autora y a la historia tras La isla.

sa Avdic

1. En Suecia, La isla se ha publicado con el título Isola, que es también el nombre de la isla en la que sucede la mayor parte de la acción de la novela. ¿Isola existe? ¿Has hecho una mezcla de localizaciones reales y ficticias?
Isola no existe, aunque se parece a algunas zonas del archipélago de Estocolomo, sobre todo por la sensación de aislamiento y de lugar remoto. Como periodista de investigación estaba un poco cansada de investigar y contrastar hechos, así que como aspirante a escritora de ficción me apetecía la libertad de simplemente hacer que las cosas sucedieran. Pero también quería mantener la posibilidad de utilizar tanto material de la Suecia en la que vivo y conozco como de la Europa del pasado, que también es parte de mi historia personal —como nieta de inmigrantes bosnios y (ex) hijastra de un refugiado de la República Democrática Alemana. Además, me gusta cuando la literatura me lleva a lugares que solo existen en mi imaginación.

2. Hacia el final de La isla, el secretario compara la prueba con el juego del asesino. ¿Te inspiraste en ello al escribir la novela?
No, realmente solo reconocí el parecido entre el juego del asesino y la historia que había escrito cuando un día estaba preparando la fiesta de cumpleaños de mi hija mayor. Los niños empezaron a jugar al asesino y fue entonces cuando pensé «mmmm esto me suena», pero creo que el juego del asesino es realmente una buena metáfora de toda historia. Al fin y al cabo es un juego mortal.

3. Has dedicado la mayor parte de tu carrera al periodismo y a la televisión. ¿Qué te hizo dar el salto a la literatura?
Siempre he sido una lectora voraz, desde que era niña, siempre me han atraído la ficción, la ciencia ficción y la fantasía. Uno de mis primeros recuerdos como lectora es de cuando tenía ocho años y estaba absolutamente atrapada por el cuento de Astris Lindgren Mío, mi pequeño Mío hasta el punto que mi abuela llegó a preocuparse de lo que costaba hacerme volver a la realidad. Mis amigos siempre se han reído de mi capacidad de escaparme de la realidad siempre que puedo, siempre con películas del estilo de Star Wars. Como periodista de información, ya tengo suficiente realidad en el trabajo. Así que antes de empezar a escribir La isla, estaba trabajando en un libro sobre la ansiedad y el consumismo, pero me aburrí y me deprimí y decidí hacer algo distinto. Fue una de las mejores decisiones de mi vida.

4. La novela tiene un aire cinematográfico sorprendente. ¿Es intencionado?
No, no lo ha sido, pero como periodista de televisión supongo que es algo natural en mi el pensar en fotos y escenas. En mi mente tenía unas imágenes muy vívidas de los lugares de la novela mientras la escribía.

5. ¿Hasta qué punto has utilizado tus propias experiencias para escribir la novela?
Este es el gran dilema para los escritores: Es imposible crear algo completamente nuevo, solo puedes copiar y pegar de la realidad y hacer nuevas combinaciones. Por lo tanto, por supuesto que hay experiencias personales mías en el libro, otras son prestadas de las vidas de otras personas, y otras las he sacado directamente de la historia. Pero no es intencionado. Todo eso está en mi cabeza a la vez y luego lo vierto en la trama. Por ejemplo, mi editor en la editorial sueca es un amigo de toda la vida. De repente reconoció las escalaras de su casa en el centro de Estocolmo en las escaleras de la casa de Nour en el libro. Yo no tenía ni idea de que había cogido la idea de sus escaleras mientras escribía, al igual que tampoco utilicé intencionadamente el apellido de uno de los mejores amigos de padre para uno de los personajes. Además, algunas escenas de la historia de la Unión de la Amistad las saqué de mi propia familia porque algunos de ellos han vivido en países comunistas del este de Europa. Lo peor es que los hechos más exagerados de la novela podrían estar basados en hechos reales. 

6. La novela tiene ecos de 1984. ¿La novela de George Orwell te ha servido de influencia distópica? ¿Por qué decidiste situar la historia veinte años más adelante en el futuro?
No he imitado a Orwell intencionadamente, pero de alguna forma bebemos de la misma fuente, que es el antiguo bloque del Europa del este y la Unión Soviética. La razón por la que situé la novela en el futuro es porque quería la libertad de hacer suceder las cosas según mi propia elección, sin estar escribiendo sobre la República Democrática Alemana o cualquier otro país comunista. Pero además, me parece interesante la idea de que la historia y la modernidad no siempre nos empujan hacia delante. Algunos países pueden ser muy liberales y abiertos durante algun tiempo, pero de repente sucede algo y vuelven atrás hacía el fanatismo o la intolerancia, las dictaduras o la represión de las libertades como vemos que ocurre en el mundo ahora mismo. A lo largo de mi vida, las cosas siempre se habían movido hacia la apertura. Era fácil pensar que ese era el orden natural, pero ahora vemos que es algo que no podemos dar por sentado. No siempre es fácil recordarlo pero, por ejemplo, tanto Irán como Afganistán eran bastante liberales y «occidentalizados» en los años setenta, pero todo puede canviar. En Suecia damos estas libertades y la amplitud de miras demasiado por sentadas, pero en algunas cosas estamos muy cerca del viejo bloque del este, y para mi fue un juego mental interesante el pensar cómo habrían sido las cosas si la historia hubiera tomado un camino distinto.

7. ¿Crees que el mundo va camino del régimen totalitario que describes en la novela? 
Creo que hay señales preocupantes y que damos demasiado por asegurada nuestra libertad. Es algo que debemos valorar y proteger. La tendencia hacia nacionalismos, totalitarismos, limitaciones de la libertad de prensa y de expresión no es algo que debamos ignorar, son el tipo de cosas que debemos combatir si queremos libertad. Pero cuando empecé a escribir el libro hace unos años esto no era un problema aparente. En este sentido la novela parece asombrosamente profética. Además, la historia de Anna en el campo de refugiados de Kyzul Kum, rebosante de gente desesperada sin saber a donde ir, la escribí antes de tots los problemas en Europa con la gestión de los refugiados. Cosas que pensaba que solo pasaban en una pesadilla distópica ahora son realidad.

8. Tu novela se publicará en al menos diez países. ¿Te sorprende tener público internacional?
Por supuesto, que mi novela se venda en tantos países es lo más impresionante que me ha pasado nunca, me siento muy halagada y nunca lo imaginé. Pero imagino que la historia, incluso situada en algun lugar de Suecia, realmente te lleva a ninguna parte y a todas partes a la vez, y los problemas de los personajes son los problemas que tenemos todos: ¿Hasta dónde llegan tus límites? ¿En quién puedes confiar? ¿Por qué el amor es tan difícil? ¿Por qué eres incapaz de hacer lo que es mejor para ti? ¿Qué harías para sobrevivir? No necesitas una experiencia social ni cultural concreta para plantearte estas cosas, y eso es lo que hace a la novela internacional.

9. ¿Quiénes son tus escritores favoritos? 
Me encantan los autores que me llevan a lugares imposibles de conocer de otra forma. Cuando era joven, leí todas las novelas clásicas de Stephen King y me encantaban. Ahora hay muchos escritores que me gustan: Neil Gaiman, Elizabeth Hand, Megan Abbott, Shirley Jackson, Donna Tartt, Margaret Atwood, Siri Hustvedt, Curtis Sittenfeld... 
 
10. ¿Has pensado en escribir una secuela? ¿En qué estás trabajando actualmente?
Acabo de empezar a escribir la secuela/precuela de La isla. La historia tendrá lugar justo antes y después del primer libro. Hay razones en la infancia de Anna que explicarían por qué el Presidente tiene tanto interés en reclutarla. 

Descubre nuevas lecturas con el buscador emocional

Descubre