Cuando Tifani se convirtió en Ani

Roca Editorial -

«Fue ella la que me sugirió que prescindiera del «Tif» y me hiciese llamar Ani, pronunciado aaaa-ni, porque «Annie» era demasiado vulgar para alguien con tanto mundo como yo. No me cambié el nombre para esconder mi pasado, sino para convertirme en la persona que nadie pensó que merecía ser: Ani Harrison.»

La chica que lo tenia todo

Ani FaNelli es la protagonista de La chica que lo tenía todo de Jessica Knoll. Es una chica joven, guapa y de éxito: trabaja como redactora en la prestigiosa revista The Women’s Magazine de Nueva York, vive en Tribeca y cena en los mejores locales de Manhattan. En su armario solo hay vestidos, zapatos y complementos de marca, y en su dedo anular brilla una preciosa esmeralda antigua, regalo de compromiso de Luke, su rico y perfecto novio, descendiente de una muy buena familia, con el que se va a casar en unas semanas. 

Pero Ani no siempre ha tenido todo esto. En la época en la que iba al prestigioso instituto Bradley, en la zona rica de Filadelfia, todo el mundo la conocía como TifAni, su nombre completo, la chica nueva que llegaba de un barrio de clase media a cuarenta minutos en tren; que se mataba en los entrenamientos de campo a través y hubiera hecho cualquier cosa con tal de poderse sentar a comer en la mesa de los populares. De los años del instituto hay también algo que Ani oculta, una mancha en su pasado que solo pocas personas conocen, y aún menos entienden. 

Descubre nuevas lecturas con el buscador emocional

Descubre